Actualidad 12341039_1056056231079300_6236775823763162558_n

Published on diciembre 14th, 2015 | by Bartu

0

De visita al Centre Belge de la Bande Dessinée

Este artículo forma parte de nuestro fanzine número 13! toca aquí para ver el número completo!

En el casi este año que llevo ya viviendo en la capital de Bélgica, una de las cosas que más tenía en mente no era precisamente el Parlamento Europeo, sino otra de las señas de identidad y culturales más importantes de este país: el cómic franco-belga. Tenía por seguro que en una ciudad así que había visto nacer a artistas del cómic de fama internacional como son Hergé o Peyo, guardaría un montón de cosas interesantes relacionadas con el cómic. Cual fue mi sorpresa cuando, poco antes de mi llegada, descubrí que en Bruselas hay un museo dedicado al noveno arte. Por supuesto, en cuanto me fue posible, me dirigí a sus inmediaciones con la intención de visitarlo y, en cuanto también me fue posible, volví a repetir. Y no descarto que hayan una tercera y una cuarta.

No es una Falla, es tan solo Gaston Lagaffe

Una de las primeras sorpresas con las que te encuentras al dirigirte a este museo es la enorme figura de Gaston Lagaffe la cual te da la bienvenida a la par que te indica la dirección de exacta donde se encuentra el sitio en cuestión. Tras bajar una escalinata, se entra de lleno en la Rue du Sables, en cuyo número 20 se emplaza el CBBD, siglas de Centre Belge de la Bande Dessinée (traducido como Centro Belga del Cómic).

He de decir primeramente que el CBBD es un museo dirigido a un público principalmente familiar e infantil, pero didáctico hasta el punto que no trata a los niños como si fueran tontos. Desde la planta baja hasta su 3er piso, el visitante puede disfrutar de todo un recorrido en el cual se le instruye en la historia del cómic en su globalidad, desde sus orígenes más remotos, pasando por una focalización en el cómic franco-belga, el proceso de cómo se hace un cómic y finalizando en sus distintos géneros (humor, familiar, histórico, aventuras, ciencia ficción, fantasía…) con diversos originales de autores pertenecientes a todas las ramas. Todo ello se complementa con exposiciones temporales dedicadas a autores como por ejemplo, de las que yo he podido ver, dedicadas a Jerrold Piccobello, autore de Le Magicien de Whitechapel, o Fred Jannin, no solo uno de los grandes guionistas de cómic de humor belgas, sino también uno de los fundadores de Les Snuls (los Monty Python belgas), y habedor de toda una obra en la cual ha hecho mofa y befa de todos los topicazos habidos y por haber en Bélgica.

Todo esto está conorado bajo una cúpula por un bonete de botones gigante perteneciente a otro personaje de la BD franco-belga como es Spirou y flanqueado por dos áreas temáticas, una dedicada a Tintín y Hergé y otra dedicada a Peyo y todas sus creaciones: Johan y Pirluit, Poussy, Benoît Brisefer…y, por supuesto, Los Pitufos. En ambas áreas no solo podemos conocer en profundidad la biografía de estos autores sino también el cómo se dió orígen a sus obras y las distintas cuestiones que las caracterizan.

Hay otro detalle a mencionar y es el edifico que alberga el CBBD. Resulta ser unos antiguos almacenes comerciales, los almacenes Waucquez, diseñada por Victor Horta, uno de los arquitectos belgas representativos del movimiento art nouveau cuyas obras se encuentran dispersas por toda la ciudad de Bruselas. Este edificio cayó en desuso en los años 70 a consecuencia de una crisis económica que Bélgica atravesó en esa década a raíz de una Exposición General que el país albergó a finales de los años 50. Entrados en los años 80, una asociación de aficionados y autores del cómic franco-belga, llevó a cabo un proyecto para restaurar el edificio y adaptarlo para ser el museo del cómic que hoy es. Dicha asociación sigue encargándose de la gestión del museo y con una eficiencia más que demostrada, por cierto.

Y ya por último, en la planta baja, como no podía ser de otra forma, encontramos una de las tiendas de cómic de Slumberland, la cual no solo sirve como tienda de comics sino también como tienda de souvenirs del museo. ¿Qué mejor que llevarse un buen tebeo a casa después de hacer la visita a este museo?

¿Conclusiones? Me resulta bastante curioso, por así decirlo, que un país como España y, concretamente y barriendo bastante para casa de paso, una ciudad como Valencia, no goce de un centro cultural dedicado al cómic como es este. Parece mentira que en una ciudad que alberga una gran cantera llena de talentos de la historieta y que además cuenta con una historia trufada de artistas del 9º Arte no se pueda tener un museo para rendir tributo no solo a sus obras sino también al cómic español en general e impulsarlo y promocionarlo, no solo desde los más jovenes a los más mayores, sino de cara a los visitantes venidos del extranjero. Puedo hacerme una idea de los prolegómenos que supone llevar a cabo un proyecto así, pero estoy más que seguro que puede hacerse, especialmente si es por cuestiones políticas y más teniendo en cuenta de qué escenario viene Valencia. Talento hay y grandes profesionales tanto del bando de la creación de historietas como de la gestión cultural, también. ¿A qué esperamos?

Tags: , , ,


About the Author

El enviado especial en Bruselas por excelencia de 100grados. En el norte de Europa se está más fresquito que en Valencia.



Deja un comentario

Back to Top ↑
  • Sociales




  • 100GRADOS PAPEL

  • Posts más vistos!