Published on julio 28th, 2014 | by Paco Ortuño

El Arte de dar hostias (o de grabarlas)

El Arte esta lleno de códigos, podríamos decir que los artistas (por supuesto no son los únicos) crean nuevos códigos constantemente y que estos con el paso y ayuda del tiempo se convierten en parte del lenguaje universal humano, de esta manera obras incomprendidas para la mayoría cobran significado con el paso del tiempo hasta convertirse en esenciales, es entonces cuando el universo entero se adueña de dichos códigos haciéndolos propios e impregnando el aura de cientos de actividades cotidianas de ese halo artístico inexplicable y de autoría desconocida.

Ocurre a veces que en determinados sectores en contacto continuo con el arte se adoptan maneras de actuar (ya sea intencionadamente o no) que convierten su trabajo en verdaderas obras maestras. En el periodismo, por ejemplo, ya sea porque muchos grandes escritores han trabajado y trabajan en él o porque los periodistas en sí son grandes consumidores de arte y cultura, determinadas noticias se convierten en magníficas obras literarias de manera no intencionada. También ocurre casi a diario en la televisión, donde cientos de profesionales trabajan entusiasmados por el cine y el arte adoptando sus métodos.

La noche del 28 de Junio de 1997 en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas no cabía ni un alma más, miles de personas se habían reunido allí frente a un cuadrilátero y esperaban impacientes.

Horas antes cientos de operarios preparaban sus cámaras, afinaban los focos y se aseguraban de que hasta el último dieciseisavo de pulgada estuviese en orden para que el espectáculo pudiese comenzar pues no solo los allí presentes sino también telespectadores de todo el mundo esperaban en sus casas a que la voz del presentador diera comienzo a la velada.

Elartededarhostiasodegrabarlas8

En aquel momento ninguno de los ocupantes de las más de 20000 localidades del vasto auditorio podía imaginarse lo que estaba apunto de ocurrir, muchos habían acudido allí por amor a un deporte, muchos otros por morbo y otros porque sabían que era el sitio en el que había que estar. Y lo que ocurrió fue sin duda algo excepcional, algo fuera de serie, durante los meses siguientes se habló de ello en casi todos los periódicos del mundo, se imprimieron ríos de tinta y desde Nueva York a Las Vegas fue el único tema de conversación durante días.

A Mike Tyson se le habia ido la cabeza.

Elartededarhostiasodegrabarlas4

Evander Holyfield y Mike Tyson se enfrentaban aquella noche por segunda vez después de que siete meses antes “Real Deal Holyfield” hubiese ganado a los 11 asaltos por KO técnico, convirtiéndose en el segundo hombre en ganar el cinturón de los pesos pesados tres veces. Tras el combate el equipo te Tyson denunció diversos cabezazos ignorados por el árbitro durante todo el combate y firmaron la revancha en el mismo escenario. La tensión era brutal, no solo por el habitual rife rafe existente entre los todos los grandes boxeadores, aquella noche Holyfield y Tyson se tenían ganas de verdad.

Lo que ocurrió tras el combate poco nos importa pues este no es ni un tabloide ni un diario deportivo. Aquella noche ocurrió algo que va mucho más allá de la brutalidad de unos contrincantes en un ring de boxeo, algo que ninguna persona del equipo encargado de transmitir y grabar esa noche sabía que estaba ocurriendo.

En la noche del 28 de Junio de 1997 en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas, más de 20000 personas, la mayoría parte de un público entusiasmado vestido con sus mejores galas, presentadores de televisión locutores de radio, narradores, equipo técnico, acompañantes y entrenadores de los boxeadores, promotores, mafiosos, vendedores y hasta el último de todos los que se encontraban allí, fueron parte de una performance (sin intención artística) maravillosa que llega a nosotros a través de estos 44,50 minutos maravillosos. La mayoría de los allí presentes morirá sin saber que aquella noche formó parte de una verdadera obra de arte.

Disfrútenlo

Elartededarhostiasodegrabarlas3

 

Tags: , , ,


About the Author

Estudié para Artista y siempre quise ser escritor. Creo que no soy ninguna de las dos cosas. www.pacoortuno.com



Deja un comentario

Back to Top ↑
  • Sociales




  • 100GRADOS PAPEL

  • Posts más vistos!