musical portadilla

Published on mayo 20th, 2014 | by 100grados

0

El Rey León: El musical por Juanma Martínez

¡Nants´ inngonyama bakithi baba! Probablemente leyendo esta frase no sepas ni como pronunciarla, pero y si escuchas esto, seguro que todo el mundo conoce esta mítica canción de una de las películas de Disney más aclamadas por la crítica cinematográfica. Precisamente, gracias a este éxito se llevó la película a los escenarios musicales más famosos del mundo, los de Broadway. Poco a poco, este gran musical llamado con el nombre homónimo a la película El rey león fue cosechando una gran fama llevando a sus espaldas más de 6.500 funciones representadas actualmente.

La primera y única producción  en español se estrenó el 20 de octubre de 2011 en el Teatro Lope de Vega (Madrid), donde actualmente se sigue acogiendo. Cuando un espectador asiste por primera vez y entra en la sala lo primero que le impacta es el ambiente que se crea. El sonido ambiental se acompaña de un majestuoso telón decorado con dibujos de tintes africanos.

foto 1

El argumento de la obra, que no voy a revelar, supongo que casi todo el mundo puede intuirlo. Pero si me gustaría detenerme en ciertas escenas que sobresalen en la obra.

Julie Taymor, directora y diseñadora de vestuario, afirmó que lo que se pretendía en la función era que el público participara y se entregara utilizando la imaginación desde el principio. Por eso, la mecánica escenográfica es totalmente visible y se pueden ver todos los cambios de escenario. Y desde el principio el espectador va construyendo ese mundo, que aunque es visible, se puede explotar aún más para imaginarnos lo inimaginable.

Una de las escenas que más llama la atención es, sin duda, la que abre el espectáculo. La que se acompaña con la canción, mencionada anteriormente, “El ciclo vital”. Gracias a esta escena podemos sumergirnos totalmente en el contexto animalizante, es decir, nos convertimos en parte de los animales. Todo se rodea de animales, el escenario, los pasillos, los palcos, el aire que nos rodea, etc.

foto 2

Otra escena francamente impactante, no por su acción sino más bien por su atmósfera, es la escena donde Rafiki invoca a los espíritus y dibuja la silueta del pequeño Simba en el árbol milenario. En ese momento el espectador se maravilla al observar el escenario y esto lo consigue al admirar el juego de luces y sombras que se crea.

foto 3

La estampida de los ñus desde el desfiladero es uno de los mayores logros de la obra. Creo que han sabido reducir en un espacio minúsculo, en comparación con un gran valle, una feroz estampida. El juego de luces acompañado con el sonido y la gran maestría de los actores te llena de horror, angustia y sufrimiento. Lo mismo que está sintiendo el pobre Simba en medio del revuelo.

No quiero desvelarte más incógnitas fascinantes de este musical, así que pasaremos a hablar de los actores del elenco. Cada cierto tiempo se abren audiciones para cambiar a los actores, esto es lógico por varias razones. Por un lado, el actor se cansa siempre de representar una misma obra una y otra vez, aunque sea una magnífica obra como es El rey león. Por otro lado, la obra, por sí misma, necesita refrescarse y mejorarse cada cierto tiempo, aunque no de manera severa, si se pueden modificar ciertos aspectos que no dan el efecto deseado.

Uno de los grandes actores que representó el papel de Simba fue Carlos Rivera. Pero actualmente se representa por otro gran actor Michel Jauregui, que ha seguido los pasos de Rivera y ha continuado a la perfección con el personaje de Simba. Daniela Pobega representa a la increíble e indomable Nala. Zama Magudulela encarna a Rafiki, y David Ávila y Albert Gracia animalizan a Timón y Pumba, respectivamente. Scar está representado por Sergi Albert, y Mufasa por David Comrie. Las tres hienas las encarnan Damaris Martínez, Rafael Granados y Alejandro de los Santos. Y por último, uno de los personajes más entrañables, Zazú, está representado por Esteban Oliver.

Foto 4

La escenografía de la obra no se sitúa en ninguna época específica, es decir, no tenemos una temporalidad fija. Lo mismo pudo haber ocurrido hace sesenta años que igual puede ocurrir dentro de ciento veinte. Esto hizo que Richard Hudson, director escenográfico, pudiera diseñar infinidades de espacios, siempre que la escenografía evocara al mundo africano. Uno de los grandes aciertos del diseñador fue jugar con los tejidos africanos, unos tejidos que ayudaron a crear formas abstractas y puras. Que juegan mucho a la hora de crear la escena.

Por último, me gustaría tratar la puesta coreográfica llevada a cabo por la gran Garth Fagan. Las coreografías que componen la obra tienen fuertes elementos africanos, propios de las vastas culturas africanas. Además los contornos de los bailarines se unen en perfecta armonía con lo abstracto de la escenografía creando un ambiente único y mágico.

 Sin duda alguna es uno de los mayores espectáculos llevado a cabo en nuestro país. No solo por lo exuberante, sino por lo complejo y lo inusual de la obra musical. Es una de esas obras que no puedes dejar de ver porque te trasporta a un mundo imaginario que te evade de la realidad para sumergirte en la historia desde el principio. Y para demostrároslo os dejo el vídeo de una actuación de la compañía de Broadway en el Laurence Oliver Awards 2012.

Tags: ,


About the Author



Deja un comentario

Back to Top ↑
  • Sociales




  • 100GRADOS PAPEL

  • Posts más vistos!