Cine portada

Published on julio 28th, 2014 | by 100grados

0

Vidros Partidos de Victor Lovicz

El estreno de Vidros Partidos: Pruebas para un filme en Portugal de Victor Erice, fue todo un acontecimiento. Fruto de un encargo de la Fundaçao Cidade de Guimaraes, Capital Europea de la Cultura en 2012, se inscribe en un filme colectivo en el que acompaña a tres historias más dirigidas por Pedro Costa, Aki Kaurismaki y Manoel de Oliveira, y que tienen como objetivo común trasladar al mundo la cultura local de la ciudad portuguesa.

 2

En su segmento, de unos treinta y cinco minutos de duración, Erice escoge una vieja fábrica textil como punto de encuentro en el que confuyen las historias de sus antiguos trabajadores, y es por ello que se reserva un protagonismo especial a la memoria del propio edifcio y sus espacios.

36

Una fotografía, que muestra a decenas de trabajadores retratados a principios del siglo XX en el gran comedor de la fábrica, se sitúa a espaldas de los personajes que uno a uno vemos desflar y hablar de sus vivencias, sentimientos, aspiraciones y sueños frustrados.

La cámara recorre la superfcie de esa enorme fotografía, en busca del gesto inesperado que, oculto tras el anonimato colectivo, los antiguos obreros fueran incapaces de ocultar. Una búsqueda de lo inesperado que también opera en los personajes del flm, pues si bien los monólogos están guionizados y sintetizan sus vivencias más importantes y genuinas, éstas siguen siendo ciertamente sus propias historias, lo que les permite apropiarse de un discurso que, aunque fltrado por el ejercicio cinematográfco, continúan sintiendo en esencia suyo.

Otro de los recursos que hace que Vidros Partidos conserve su fuerza cinematográfca a pesar de basarse casi exclusivamente en testimonios, un formato eminentemente periodístico-informativo, es la planifcación, sobria y sencilla – plano medio + primer plano + plano detalle (en algunos casos como p.ej., unas manos envejecidas) – que respeta la regla de variación de la escala y rehuye de la continuidad falseada que caracteriza al documental de testimonios televisivo.1

5

Por tanto, la guionización (selección y ordenación que poetiza las historias), el casting (elección de rostros, voces y expresividad entre los trabajadores de la fábrica) y la planifcación (variación de escala y no ocultación del montaje), son elementos que contribuyen a construir un discurso estilístico que permite conservar intacta la verdad y la sinceridad de las historias de los personajes. En la dramatización de las historias reales se contempla la intención cinematográfca.

1

Pero es sin duda la innovación en lo que se refere a la naturaleza del formato lo que determina la originalidad de la película. La duración fue una condición impuesta desde el encargo, y para salvar este obstáculo Erice plantea una obra que adopta una nueva “clave narrativa”2. Como sugiere el subtítulo (Pruebas para un flme en Portugal ), la obra se distingue como una suerte de apuntes, de notas para una futura fcción, con estética y dramática propias, que se ensamblan en un discurso que se mueve entre la documentación y la representación, y que confere a todo lo que contiene un aura de fcción potencial que es en esencia lo que encierra la emoción de la obra. Según el director, estas pruebas “entrañan una forma de representación”. Insiste en que “se trata justamente de eso, de pruebas. Pero no hay en ellas nada improvisado”.3

Para entender esto debemos detenernos y observar que la práctica documental de Vidros Partidos es una muestra de la toma de conciencia en cuanto a que es evidente la transformación y diversifcación del relato audiovisual, que deriva en formas narrativas que provocan nuevas claves para entender el cine y que incorporan nuevas prácticas de producción, montaje, o recepción. Pensemos en obras que adoptan esta postura como Los Espigadores y la Espigadora (Agnes Varda, 2000), o documentales que una generación posterior pretenden integrar un punto de vista novedoso como La Cueva de los Sueños Olvidados (Werner Herzog) o Te Act of Killing (Joshua Oppenhaimer). Todos ellos ejemplifcan un renacimiento del cine documental basado, tras décadas de privilegio al directo televisivo, en la apropiación del lenguaje de las nuevas tecnologías así cómo la propuesta de una nueva actitud del espectador en un intento por construir discursos impactantes dentro del frenesí de imágenes que caracteriza nuestro tiempo.

7 8

Existen varios ejemplos de esta proliferación de nuevas formas que conviven y en muchos casos refuerzan a los formatos tradicionales, como el fenómeno del making of, con una vocación más informativa pero que cada vez más avanza hacia cierta independencia dramática y estética; y en la misma linea pensemos en el avance de los vídeos caseros, o de viajes, la estética de las cámaras de seguridad, por no hablar del universo internet como el principal generador de imágenes. Formatos que aportan un componente de inmediatez, propio de nuestro tiempo, que ha venido infuyendo sin duda a la práctica del documental cinematográfco.

4

Tags: , ,


About the Author



Deja un comentario

Back to Top ↑
  • Sociales




  • 100GRADOS PAPEL

  • Posts más vistos!